viernes, 9 de julio de 2010

Un cuento para vivir

Me crie siendo una gran parodia del sueño americano, soñe siempre con la vida perfecta, una casa enorme con jardin, pileta, dos pisos, un marido que me ame mas que a su vida, hijos hermosos y sanos, un perro, un gato, muchas flores y un final feliz. Y si, me crei el cuento, me comi el verso de que la vida es facil y justa, de que a los buenos les va bien, de que los malos enserio son gente fea y que terminan siempre mal y que con solo creer o querer algo eso simplemente pasa porque soy buena. Lo triste es que los ultimos 19 años crei eso, era como algo implantado en mi cerebro, una estructura que sostenia al resto. Hoy me encuentro queriendo otra cosa, queriendo ser algo que siempre critique, jugando un papel que desconozco, haciendo lo que nunca me anime a hacer. Busco por primera vez algo diferente, ya no se si quiero la casa, el jardin, y el resto. No se si realmente esas estructuras eran mias o simplemente estaban implantadas. Lo que si se es que hoy quiero buscarme, quiero encontrarme, quiero dejar de ser este ser dramatico, esta mina con el alma hecho cubiculos. Pero es dificil, ¿como haces para "tirar abajo" todo en lo que una vez creiste?, se puede, si, pero cuesta, duele, y corres el riesgo de equivocarte tantas veces que en el fondo decime, ¿no te da miedo?.
Pero comprendo asi y todo que es la unica forma de seguir, de evolucionar, encontrandote y perdiendote una docena de veces...
Hoy quiero dejar el cuento, quiero ser libre, amar libremente y equivocarme, quiero poder dejar de exigir y exigirme, quiero crecer, o mas bien NECESITO crecer y dejar de complicar las cosas faciles. No quiero mas esta novela de las 3 de la tarde, necesito ser autentica, ser YO, gritarle a mundo WHAT THE HELL? y cagarme de risa de las cosas estupidas.
Basta de creerme el cuento, basta de ser una nena buena, basta de miedos, ataduras, es momento de dejar de vivir mal y entender que hay muchas formas de lo mismo, muchas opciones para ser feliz y todas estan a mi alcance. Ahora es un buen momento para simplemente dejarme ser, hacer lo que sienta.
Si hay algo que admiro de Pollock es su capacidad para simplemente ser, para hacer lo que le hace bien, esa reveldia a la que nunca me anime a acercarme, esa importancia nula a regls sociales. Quizas eso me enamoro, esa autenticidad, esa forma de serse fiel y no dejar que nada lo condicione a lo contrario. Reconozco que lo admiro, y un poco envidio esa valentia, yo nunca la tuve, siempre agache la cabeza, quise hacer feliz a todos y termine metiendo la pata de doscientas formas diferentes. Ojo, estoy segura que el metio la pata, pero sus metidas de pata eran suyas, las mias siempre fueron intentando hacer feliz a alguien mas.
Empece el blog porque entre en crisis, escribi indiscriminadamente sin darme cuenta de que parte de todo esto me lo busque, creyendo que cupido se ensarto conmigo y que a mi media naranja la hicieron jugo tang. Hoy sigo con este blog sabiendo que no soy la misma, que el simple deseo de cambiar me hace otra. Si, lamento el tiempo que perdi, las oportunidades, entender que necesito cambiar cuando perdi a la persona que amo me llena de impotencia, bronca, de ganas de romper todo pero con el consuelo de saber que hoy QUIERO cambiar de verdad, no es un deseo caprichoso sino una necesidad.
Estoy a tiempo, hoy empiezo a buscarme, y estoy dispuesta a encontrarme de mil formas difernetes, en mil canciones, en doscientas pinturas, en todos los paisajes con nieve o arena, porque en un poco de todo se que algo mio va a haber.

1 comentario:

  1. Me encantó! En parte a todas en el transcurso de la infancia nos meten en la cabeza el tema de la Susanita con el marido y los hijos perfectos eh, por suerte no fuiste la única a la que le pasó. Pero como bien dijiste, no es más que un cuentito, y las cosas caen por peso propio, tarde o temprano te das cuenta de que ya no existe la suerte que tuvo por ej. mi vieja del novio de los 15 que se convirtió en el marido. No quiero entrar en las razones de eso, porque simplemente mi mirada no es abarcadora, no llega tan lejos y me voy a poner en feminista jajaja pero es verdad, el cuento si alguna vez le funcionó a alguien fue en otros tiempos y la realidad en cada generación es diferente.
    Yo creo que vos tenés lo suficiente como para hacer oídos sordos a esa realidad pintada e ir por donde se te cante, y es por eso que te deseo muchos éxitos en la búsqueda de tu nuevo yo :)

    ResponderEliminar